Anatomía de la piel:

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, y a menudo se ve sometida a estreses relacionados con los cambios en su entorno externo. Desempeña un papel fundamental en la protección del organismo frente a microbios y contaminantes, y mantiene la temperatura corporal óptima.

La piel tiene tres capas (ver ilustración):
  • Epidermis (la capa más externa)
  • Dermis (contiene tejido conectivo, folículos pilosos y glándulas sudoríparas)
  • Hipodermis
Three layers of skin

Epidermis:

La epidermis está compuesta por cinco capas principales: capa basal, capa espinosa, capa granular, capa translúcida y capa córnea. Los queratinocitos son el principal componente de esta capa junto los melanocitos, las células de Langerhans, las células de Merkel y las células inflamatorias.

La capa basal contiene células madre epidérmicas capaces de dividirse y reponer las capas superiores con células nuevas. Cada célula madre se divide para dar lugar a dos células hijas, una de estas células hijas permanece como célula madre y prolifera más adelante para generar una segunda generación de queratinocitos, mientras que la otra se somete a un proceso llamado diferenciación.

La diferenciación de los queratinocitos es un proceso en el que las células madre epidérmicas empiezan a desplazarse hacia la superficie de la piel formando queratinocitos y en el que cambian su estructura y contenido (involucrina y queratina). A medida que avanzan hacia arriba, los queratinocitos pasan a formar parte de las capas espinosa y granular hasta que completan su diferenciación con la pérdida de su núcleo y los orgánulos para formar corneocitos. Los corneocitos son los principales constituyentes de la capa córnea y se descaman más adelante.

En cada etapa de la diferenciación, los queratinocitos expresan queratinas específicas, tales como la queratina 1, la queratina 5, la queratina 10 y la queratina 14, junto a otros marcadores como la involucrina, la loricrina, la transglutaminasa, la filagirina y la caspasa 14.

El gradiente de calcio se encarga de mediar la diferenciación de los queratinocitos. La mayor concentración de Ca+2 está distribuida entre la capa basal y la capa córnea, y desempeña un papel importante en la formación de las capas. La concentración más pequeña de Ca+2 se encuentra en la capa córnea porque los corneocitos son células muertas que no disuelven Ca+2, y la baja concentración de calcio permite mudar las células de la capa córnea en el proceso llamado descamación.

El estrato córneo está compuesto de corneocitos, que están rodeados por la envoltura celular, compuesta de una estructura proteica insoluble de loricrina e involucrina. Los corneocitos liberan ácidos grasos y ceramidas de sus cuerpos lamelares que llenan el área entre ellos.

Dermis:

La dermis se compone de células llamadas fibroblastos rodeadas de productos extracelulares. El entorno extracelular está formado por fibras de colágeno y elastina que flotan en un gel de glicoproteína. La dermis contiene una gran cantidad de agua. El ácido hialurónico es uno de los constituyentes de la matriz extracelular y juega un papel crucial en la retención de agua en la dermis y la estabilización de las fibras de colágeno y elastina.

La dermis actúa como un cojín que aporta volumen al cuerpo, lo protege del estrés y las tensiones y desempeña un papel importante en el proceso de curación.

Hipodermis:

Es la capa más interna de la piel y está compuesta de fibroblastos, tejido adiposo y macrófagos. Desempeña un papel importante como regulador térmico y depósito de energía.